martes, septiembre 22, 2009

Por la nueva ley

Es fundamental apoyar la nueva ley de medios audiovisuales. En principio hay que aclarar que es ridículo hacer creer que esta es una ley emergida completamente del embrión kirchnerista, ley K es un mote que le dio la oposición y los monopolios como el grupo Clarín para polarizar un proyecto que hace años se viene gestando entre organizaciones sociales, sindicales y de derechos humanos vinculadas con la comunicación. Esto está muy claro en el post que pueden leer más abajo sobre los 21 puntos. Si estos 21 puntos son bien leídos, si se es conciente de cómo funcionan los medios desde la dictadura hasta hoy, si se estudian los conceptos obsoletos de la vieja ley, no es muy difícil vislumbrar la urgencia que requiere este cambio primordial por el que se está luchando. Además, si se piensa inteligentemente la ley, comprobaremos que va más allá del oficialismo y la oposición, la imperiosa necesidad de la nueva ley sobrepasa todo tipo de especulaciones, la idea de una ley democrática está por encima de los gobiernos, tal vez haciendo un poco de historia y analizando ciertas cuestiones se pueda entender.

La antigua ley de radiodifusión se inicia con la milicada del 76 en el contexto autoritario y genocida que a esta altura todos conocemos. Los cambios que sufrió, si se puede hablar de cambios, en todo caso fueron para y por conveniencia de los grandes medios monopólicos a los que apunta regular la nueva ley. El grupo Clarín hoy posee alrededor de 300 medios y en todo el país existen radios y otros servicios de comunicación que están luchando hace décadas por obtener una licencia. Por supuesto que la información que se genera parte de la hegemonía periodística que producen estos gigantes decodificando las noticias y si es necesario mintiendo a troche y moche como pudimos comprobar en estas últimas semanas en lo que se refiere al tema que estamos tocando. Así vivimos todos estos años. El menemato, como no podía ser de otra manera, favoreció a estos dantescos monopolios regalando licencias e interviniendo corruptamente en el COMFER para beneficiar a los poderosos de siempre. Un caso paradigmático es el de Radio 10. La emisora más imitada del país- en Chascomús tenemos varios casos, uno con vidriera y todo- nace gracias a la irresponsabilidad de Menem cuando le regala, literalmente, a Hadad, la radio municipal de la ciudad de Buenos Aires. En el negoción también participan Sofovich –que para ese entonces ya había vaciado ATC- y Tinelli entre otros. Como sabemos, todos los grandes grupos que se mueven en el sistema de los medios fueron y son consecuencia de esta injusta y antidemocrática ley, la cual hoy se quiere eliminar.

Mientras los enormes dinosaurios concentraban una gran cantidad de permisos, ya sea radiales o televisivos, las miles y miles de radios que funcionaban en el interior, como el caso de nuestra ciudad, debían esperar años para obtener una licencia. Si salían al aire sin ser “legales” corrían el riesgo de que todo su equipamiento sea confiscado y abandonado en la calle o en un galpón en el mejor de los casos. Así de justa es la vieja ley. Nuestra querida Rockola está a punto de obtener la licencia, por suerte el “tramite” esta vez llevó menos de tres años. En Chascomús hay alrededor de 15 radios, creo, porque algunas salen esporádicamente. La mayoría tiene o tuvo un soporte político detrás, algunas han pagado grandes sumas de dinero directamente por la adjudicación -otra gillipollada de la ley milica- que le da la chance a cualquier improvisado que no sabe ni medio de comunicación, el famoso todo es cuestión de plata. Digamos que hay radios locales que recibieron la licencia con lealtad, pero también están los hipócritas que obtienen una habilitación pero ponen dos radios: “somos legales y profesionales” (sic), "la radio más escuchada de Chascomús" (sic II).
Tampoco faltan los paranoicos que paranoiquean con frases incoherentes como: "con la nueva ley vamos a desaparecer"(sic III). Si las cosas están bien hechas nadie va a desaparecer, al contrario. En todo caso será que se están haciendo las cosas mal y desaparecerán algunos para que aparezcan otros. Y será justo.

Por todo esto quien suscribe y todos los que hacemos La Rockola 107.7 apoyamos la nueva ley de medios audiovisuales.

1 comentario:

yat dijo...

hola anibal.... si bien me pareció muy copado el post de la ley te eescribo por otra cosa.
ibamos de vez en cuando a chascomus y escuchábams un programa genial los sabados a la noche en la rocola, vos eras el conductor??? era un programa rocklero y blusero